Los expertos en alimentación saludable aseguran que las mejores maneras de cocinar son aquellas que se hacen a baja temperatura, como la cocina al vapor, o que necesitan poco tiempo de cocción, como la olla a presión. Aunque se prioriza la cocina al vapor. La olla a presión es ideal para cocinar ciertos alimentos como las legumbres, porque tiene la ventaja de que la cocción es muy rápida y los alimentos se cocinan sin pérdidas por vapor.

En Casa Amella todas las cocciones se hacen al vapor. Así, se conservan los nutrientes de los alimentos. Los alimentos, como no están sumergidos en el agua, no diluyen las sales minerales, como sí pasa con los hervidos. Cuando se cocina al vapor, los alimentos no se recalientan en exceso y preservan sus propiedades. Al no absorber el agua, no se altera su sabor ni su color. El resultado es una cocina ligera y sana.

Este método, además, es fácil, limpio y accesible.