En la cocina hay alimentos que mal combinados puede provocar que los nutrientes no se absorban y puede hacernos sentir digestiones lentas y pesadas. Las legumbres es mejor combinarlas con hortalizas que contengan vitamina C (pimiento – tomates – brocoli – coliflor – espinacas, etc) para que se absorba bien el hierro vegetal.

 

 

Para 4 personas

 

Ingredientes:

  • 150 gr de garbanzos cocidos Bio Casa Amella
  • 1 cebolla
  • 1 coliflor pequeña (aproximadamente 400gr)
  • 50 ml de aceite de oliva virgen extra
  • 1 mango maduro
  • 50 gr de hojas de espinaca fresca
  • ½ cucharadita de polvo de cúrcuma
  • 1 cucharadita de curry amarillo en polvo
  • 1 cucharadita de azúcar panela
  • 3 cucharadas de zumo de lima
  • Un poco de cilantro fresco (para decorar)
  • Sal y pimienta

 

Preparación

En una sartén grande, calienta el aceite y sofríe la cebolla durante 6-7 minutos a fuego medio, removiendo de vez en cuando hasta que esté dorada y que se reblandezca del todo.

Durante este tiempo, en una olla lleva agua a ebullición y cuece la coliflor durante unos minutos (al dente). Escurre bien y reserva.

Después, añade la coliflor y los garbanzos a la sartén junto con las especies: cúrcuma, curry, azúcar, sal y pimienta.

Fríelo todo a fuego alto durante 3-4 minutos, lo justo par que coja color.

Deja reposar las legumbres unos 5 minutos si quieres que la ensalada esté caliente; o unos minutos más si te apetece a temperatura ambiente.

Mientras tanto, corta el mango en cuadrados pequeños y pica el cilantro.

Ahora, todo lo que te queda por hacer es añadir el mango, el cilantro, las hojas de espinaca y el zumo de lima a la sartén, mezclarlo todo bien y servir enseguida.

Y listo!

 

Observaciones:

La coliflor tiene pocas calorías, con efecto diurético y muy saciante, de manera que es una de las hortalizas de elección en dietas adelgazantes. Es una hortaliza recomendada para el niño y la embarazada, ya que aporta sustancias que favorecen el correcto desarrollo del feto y del niño en fase de crecimiento.

Los garbanzos nos aportan sobre todo hidratos de carbono, necesarios para mantenernos con energía siendo un alimento interesante para los deportistas y personas con gran desgaste físico. Su fibra ayuda a regular el tránsito intestinal, los niveles de colesterol y los de azúcar.

Los garbanzos Casa Amella están conreados en los campos ecológicos de nuestros agricultores de confianza del Vallès Oriental y Anoia. Son sin gluten y están cocinados al vapor.